Spanish English French Italian

Búsqueda avanzada

Diciembre de 2019. Año 7, número 12

El libro Viaje a México, de Hilarión de Bérgamo (paleografía, traducción, estudio introductorio y notas por Martín Clavé Almeida), editado en México en 2013 por la Universidad Autónoma Metropolitana y la Asociación de Apoyo al Desarrollo de Archivos y Bibliotecas de México (ADABI) es de una enorme belleza por incluir ilustraciones a color, reproducidas del original.

El libro contiene la ardua transcripción que Martín Clavé Almeida hizo del manuscrito Viaggio al Messico, escrito en idioma bergamasco por Hilarión de Bérgamo. El ejemplar original fue consultado por Clavé en 1975 en la Biblioteca Cívica de Bérgamo. En 1992 Clavé lo mandó fotocopiar para facilitar su trabajo de transcripción paleográfica y traducción y a su vez pidió fotografiar las láminas.

Se trata del diario de viaje escrito por el fraile capuchino Hilarión de Bérgamo, a partir de la salida de su ciudad natal Bérgamo, hacia Cádiz y de ahí hacia Nueva España, en donde se estableció entre los años de 1762 y 1768.

Sin detallar aquí los pormenores del viaje ni de su estancia (aunque recomendamos ampliamente hacerlo con la lectura del libro y el estudio hecho por Martín Clavé), deseamos en esta ocasión resaltar un percance que Hilarión tuvo después de salir de Génova hacia Cádiz en 1792, en donde permaneció algunos meses en espera de conseguir el navío que lo transportaría hacia Nueva España.

En Cádiz contactó a un rico mercader de apellido Ostarís, quien en junio de ese año tenía programado enviar dos saetías, que eran pequeñas embarcaciones de su propiedad, las cuales serían utilizadas entre otros propósitos para llevar el correo hacia América. Uno de estos navíos se llamaba Nuestra Señora de la Merced y fue en éste en el que Hilarión se embarcó después de obtener el permiso, en el mes de julio.

Al inicio del viaje, una noche pasaron por el puerto de San Lúcar de Barrameda y al salir de ahí para hacerse de nuevo a la vela, se percataron que un navío inglés los seguía, hasta que les dio alcance y les disparó 40 cañonazos que deshicieron las velas de la embarcación.

Hilarión narró así el suceso (páginas 63 y 64):

“Viendo nuestro capitán las velas hechas pedazos y por consecuencia no poder huir, lanzó al agua la caja de las cartas, entre las cuales se encontraban también aquéllas de la corte, y luego colocó la bandera de rendición, es decir, bajó su bandera de España a los pies del asta en señal de rendición: vinieron inmediatamente a bordo y se apoderaron de la embarcación, como buena presa, poniendo la bandera de Inglaterra sobre la de España.”

Por su parte los ingleses:

“se apoderaron de la caja de las cartas aventada al mar por nuestro capitán, la cual quedó a flote por no habérsele puesto ningún peso y, si bien todas las cartas estaban mojadas las entregaron al almirante inglés, el cual encontramos en el estrecho de Gibraltar, y por tal motivo, es decir, por no haber hecho mandar a fondo dicha caja, el capitán español fue hecho prisionero a su regreso a Cádiz”.

Reflexión final
Nos interesó mencionar este suceso del ataque del barco inglés a la embarcación en la que Hilarión inició su viaje a América, para comprender un poco mejor la forma como se llegó a transportar por mar el correo, la correspondencia oficial, las comunicaciones, los documentos, libros e información. Un tema importante que resalta en esta crónica se relaciona con las medidas de seguridad y de conservación que la documentación transportada debía cuidar, en caso de pérdida o robo ocasionado por circunstancias como el asalto o hundimiento de la embarcación o en caso de inundarse el espacio en donde se colocaron los contenedores que resguardaron objetos frágiles como los libros y la documentación oficial.

En este contexto, como forma de despertar nuestra imaginación, nos interesó ilustrar el Diario de Historias de diciembre, con la portada del libro de Hilarión de Bérgamo junto con una caja de hierro que se exhibe en las salas del Museo Nacional de Colombia, fabricada en 1600 y que llegó a utilizarse para transportar objetos delicados, ya fuera para proteger menaje doméstico, protección de valores, documentos y libros.


 

 

Editor responsable: Yolia Tortolero Cervantes,
miembro del Subcomité de Educación e Investigación del Programa  Memoria del Mundo de la UNESCO.
La reproducción total o parcial de este ejemplar requiere permiso del editor (yoliatortolero@gmail.com).
La edición original del Diario de Historias se publica en: https://archivosybibliotecasenlinea.wordpress.com/