Spanish English French Italian

Búsqueda avanzada

Claudia Ballesteros César, en representación de Adabi de México, A. C. participó en el IV Coloquio Nacional de Paleografía y Diplomática: el quehacer paleográfico y diplomático ayer y hoy, con la ponencia titulada “Libro de Fábrica de la Catedral de Oaxaca 1563-1604, Paleografía y Análisis Diplomático”. En su exposición mencionó que la documentación que contiene el archivo parroquial generalmente se ubica en dos secciones: sacramental y disciplinar, Entre los libros que integran la sección disciplinar, se encuentra el libro de fábrica.

El libro de fábrica de la catedral de Oaxaca, contiene las cuentas de cargo y descargo referentes a la fábrica de la catedral, inicia en 1563 y termina en 1604.

El libro de fábrica de la catedral de Oaxaca contiene tanto la información de la fábrica material (materiales de construcción, vestuario, plateros, pintores, albañiles, cantores, campanero, organistas, diezmos, etc.) como de la fábrica espiritual (vino, cera, incienso, hostias). La información que contiene es variada y valiosa, ya que refleja el movimiento anual de dinero, en este caso en la catedral de Oaxaca. Por ejemplo nos da información sobre los materiales de construcción como la cantera, los cantos rodados (piedras de río), la madera, la cal y sus lugares de procedencia, las personas que participaron en su construcción (indígenas, negros y españoles) y lo que se les pagaba a los indígenas y españoles porque los negros como decían los clérigos “eran suyos” y solo se les daba de comer. También da cuenta de las festividades religiosas y la forma de celebrarlas.

La riqueza en información que contiene el libro de fábrica de la Catedral de Oaxaca, puede ser abordada desde diferentes líneas de investigación que van desde los materiales de construcción hasta los artistas que participaron en la elaboración de los retablos, las esculturas y las pinturas, entre ellos el afamado Andrés de Concha. A través del libro de fábrica, también se puede estudiar la historia económica de la región.

C. Ballesteros