Spanish English French Italian

Búsqueda avanzada

Del 28 de agosto al 01 de septiembre se llevó a cabo el 4º Coloquio Internacional sobre Líneas de trabajo en Materia de Conservación y Restauración en Bibliotecas y Archivos, fue inaugurado en el Auditorio José María Vigil, del Instituto de Investigaciones Bibliográficas, UNAM, con la presencia de directivos de las instituciones participantes, quienes reiteraron la importancia de abrir espacios como éste para establecer y reforzar lazos entre repositorios nacionales e internacionales.

Durante los cuatro días en los que se desarrolló el Coloquio se presentaron diferentes ponencias en cinco ejes temáticos, los cuales fueron Lineamientos, políticas y normatividad; Reflexiones teóricas en torno a la preservación documental; Experiencias de conservación y restauración; Uso de la tecnología para la preservación documental; y Formación académica y actualización; además de cuatro conferencias magistrales impartidas por miembros de la CNCPC, INAH, Biblioteca Nacional de Colombia, Archivo Nacional de la República de Cuba y Amon Carter Museum of American Art, EUA.

Se presentaron las experiencias, cambios y avances en la formación de la Norma Mexicana de Preservación Documental, que pretende ser una guía a seguir para todas las instituciones que tienen a su cargo la conservación de patrimonio documental, pues establecerá parámetros bien definidos para realizar acciones que lleven a buen fin este objetivo. Así mismo, colaboradores del Archivo General de la Nación, de la Universidad Nacional de Colombia y de la Biblioteca Nacional Pedro Henríquez Ureña de República Dominicana compartieron sus vivencias en torno a los retos y beneficios de la estandarización y normatividad cuyo objetivo es la preservación de bienes documentales.

También se presentaron ponencias que reflexionaban sobre el quehacer diario, en el que se mostraron y analizaron diferentes casos de estudio con la finalidad de compartir las experiencias adquiridas. Del mismo modo, se trató la problemática de preservar colecciones digitales, sobre todo ahora que hay un despunte de proyectos de digitalización en diferentes acervos y bibliotecas de todo el mundo, pues preservar este tipo de colecciones implica luchar contra la obsolescencia digital.

Fue muy enriquecedor contar con la participación de especialistas de diferentes disciplinas, pues aunque cada uno tiene una mirada de acuerdo a su formación, todos nos relacionamos y aportamos nuestras habilidades y conocimientos en pro de la conservación.

Es necesario abrir más espacios como éste para entablar un dialogo y compartir experiencias y reflexiones de trabajo con otros colegas e instituciones que están trabajando por el mismo objetivo, los cuales nos enfrentamos a la misma problemática día a día, por lo que es necesario vincular nuestro trabajo para sumar esfuerzos y no estar aislados, sólo así podremos preservar el patrimonio bibliográfico y documenta

A. Mejía