Spanish English French Italian

Búsqueda avanzada

Gerturde Elizabeth Loerscher Born, mejor conocida como Gertude Duby Blom, fue una destacada periodista, fotógrafa, trabajadora social y etnógrafa apasionada de la cultura indígena del sureste mexicano. Nació el 7 de julio de 1901 en la campiña de Berna en Suiza pero tras una larga travesía se asienta en Chipas desde el año de 1940 donde inicia notables participaciones en pro del desarrollo del patrimonio cultural y ambiental del sureste mexicano. Uno de sus trabajos más importantes fue  reportaje de la selva Lacandona para coadyuvar en el desarrollo sustentable de las comunidades indígenas. 

Su espíritu incansable la lleva a realizar expediciones año tras año hasta que en 1943 en Ocosingo  conoce al arqueólogo danés Frans Blom con quien se casa y juntos inician una vida como  seguidores de tiempo completo del desarrollo de gran parte de las etnias en San Cristóbal de las Casas. Sus registros dan origen a una de las fuentes documentales de mayor valor para el estudio de la arqueología y etnografía especialmente de Chiapas, pues descubren dos ciudades Mayas y conformaron un amplio acervo documental de la depredación de selva Lacandona y vida cotidiana indígena.

Su casa instituida en el año 1950 como centro de investigación de estudios científicos y conocida desde entonces como Na Bolom (la casa del jaguar) tras la muerte de Gertrude Duby en 1993, queda en custodia de la Asociación Cultural Na Bolom A.C. y desde entonces continua siendo testimonio de vida y obra de la trayectoria de la pareja Duby-Blom. 

Actualmente es sede para la  convergencia de comunidades y  organismos públicos y/o privados de los pueblos originales de los Altos y la Selva de Chiapas y siguiendo con la misma visión de sus fundadores, también se desempeña como  recinto para  desarrollo de actividades en pro de la conservación del legado natural y cultural de la zona. Por ello, ofrece programas especiales que involucran servicios ambientales para la restauración de suelo y campañas de reforestación anuales, incluyen sistemas para el  desarrollo sustentable que permiten el empoderamiento económico y capacitación de artesanos, procura medios de salud comunitaria a través del acercamiento social con las rancherías y ejidos, suministro de medicamentos y  especialmente procura la preservación del patrimonio de la Asociación, es decir se compromete a conservar el  la propiedad y cada uno de los fondos y colecciones documentales asociadas.  

Sin embargo, fue hasta el año 2001 con el apoyo  de Fomento Cultural Banamex, la Universidad de Harvard y Bob Schalkwikjk, Antonio Turok y Mario Aguilar de Seprofel cuando formalmente se iniciaron los trabajos para la preservación del acervo. El programa implicó la construcción de un nuevo edificio (inaugurado el 15 de enero de 2004) específicamente destinado para la ejecución de tareas de reguardo y manejo documental, es decir la fototeca, el laboratorio fotográfico, un área de digitalización y la bóveda climatizada. 

Las actividades continuaron hasta el año 2006, sólo que en esta ocasión se dirigieron al acceso, difusión y consulta de la Fototeca Gertrude Duby Blom. Por esta razón, en 2008 inició el proyecto integral para el rescate del material fotográfico bajo el patrocinio y operación de ADABI de México A.C. El proyecto se dividió en tres etapas principales: la primera considerando el levantamiento del inventario general,  la segunda para la realización de la estabilización de cada ejemplar y por último, la tercera destinada a la digitalización y catalogación general. 

Con el objetivo de identificar de manera priorizada el patrón de daño y todas las necesidades, recursos y tiempos para la ejecución del proyecto general se realizó un diagnóstico formal del acervo. La evaluación comenzó por el sistema de almacenaje el cual consistía en estantería metálica y cajas de cartón, metal y/o polipropileno, sobres de papel bond u hojas plásticas e incluso ejemplares sin guardas de protección. Posteriormente se continuo con la revisión del estado material de cada uno de los ejemplares (álbumes, fotografías, transparencias, negativos, placas y material  audiovisual) los cuales en su gran mayoría presentaron alteraciones consistentes asociadas  al inadecuado resguardo, pues muchas cajas, sobres y guardas superaban su capacidad, dificultándose así la manipulación del acervo.

Para puntualizar el estado de conservación del acervo,  los efectos de deterioro encontrados en álbumes correspondieron al desgaste, roturas, desprendimientos y faltantes en las tapas por la falta de una protección física adecuada; a nivel interno, las condiciones ambientales inestables generaron la deformación paulatina y oxidación de los soportes auxiliares. En el caso de las impresiones sueltas presentes en diversos formatos a blanco y negro y color, se almacenaban sin ningún orden específico en cajones, algunas en bolsas de plástico, sobres de papel y cajas de cartón. Gran parte de estas impresiones presentaban una acumulación ligera de polvo sobre la superficie, en algunas se detectaron dobleces y en menor medida roturas. Los negativos almacenados dentro de un archivero metálico, cajas de cartón, madera, metal, hojas y carpetas de polipropileno en general, se encontraron conservando  la referencia numérica que identifica cada negativo entre otros datos como la fecha y lugar de la toma. Resguardados en sobres y folders de papel bond y algunos sujetos por medio de grapas o clips. Aparentemente presentaban un buen estado de conservación pero el análisis de acidez  permitió reconocer el estado químico de los soportes plásticos, los cuales en su gran mayoría corresponden a negativos de poliéster  35mm en proceso cromegénico y algunos a blanco y negro que requieren de la aplicación de guardas de calidad.  En algunos archiveros de cartón se detectaron placas en formato medio al igual que los negativos en 35mm, se realizó el anlisis de para verificar el estado de conservación a profundidad, pues algunos ejemplares exhiben cierta oxidación de la plata  en las zonas de mayor densidad y un ligero desvanecimiento de la imagen en las altas luces. Las transparencias almacenadas y ordenadas  en cajas de metal y cartón presentaban también  una gran acumulación de polvo, su deterioro fue el más variable ya que mientras unas piezas se identificaron en excelentes condiciones, otras en ocasiones sin montura mostraron deterioros consisitentes mas severos debido  al desvanecimiento de colorantes azul y magenta (lo cual corresponde a una de las fases de deterioro de las impresiones y diapositivas de proceso cromogénico), ataque de hongos, manchas, rayones y deformación. Las películas, cintas y casetes fueron los últimos ejemplares  evaluados, presentaron como en la mayoría del acervo una acumulación importante de polvo. Acompañando a estos materiales audiovisuales se detectó un sólo daguerrotipo que presenta alteraciones severas posiblemente causadas por algún daño en el estuche. 

El proyecto continuo con el  inventario general  con el objetivo de obtener  el registro cualitativo y cuantitativo del acervo para su total control físico, el comprendió el registro de 73, 075 ejemplares.  Posteriormente se realizó la estabilización del acervo lo cual implicó el registro de la ficha clínica, limpieza superficial, rotulación y reemplazo de guardas inadecuadas de cada ejemplar. Posteriormente se ejecutó la digitalización y clasificación del acervo por medio de la obtención del respaldo digital conforme a las normas establecidas para su conservación,  considerando los elementos formales y compositivos de cada ejemplar a  fin de consumar una base de datos integral completamente descrita.  

Cabe señalar que el proyecto además de las tres etapas del proyecto programadas, fue necesario realizar otras actividades directamente relacionadas para la optimización de resultados. La primera consistió en el reacondicionamiento de espacios, lo cual implicó la instalación de una zona de registro y documentación formal (ante-bóveda) para ubicar una zona específica para la revisión de ejemplares. La segunda, consistió en  el monitoreo de las condiciones ambientales de la bóveda de almacenaje para identificar y optimizar  los rangos de humedad y temperatura (18°C y 48% de HR con variaciones durante el día de hasta 2°C y 8%). Por tal motivo, se reprogramaron los deshumidificadores  y se automatizó el control del clima por medio de un datalogger, lo cual finalmente logró el mantenimiento de rangos estables  a 18°C con variaciones menores a 2°C y un porcentaje de humedad relativa entre 30-40 puntos. Finalmente la tercera actividad, se dirigió a la optimización de resultados a través de la capacitación de un miembro del personal de la casa Na Bolom para la ejecución del inventario y conocimiento de las normas de manipulación y medidas de conservación básicas con el objetivo de asegurar cada una de las pautas obligadas para la adecuada conservación del acervo. 

En conclusión, el resultado obtenido tras ejecutar el control y estabilización de los más de 73,000 ejemplares del archivo de la fototeca Gertrude y Franz sin duda es para México y el mundo un rescate trascendental, pues el proyecto logra con éxito el control, documentación y recuperación de uno de los legados más sobresalientes en materia de rituales, costumbres y vida cotidiana de la vida y el pueblo Lacandón de casi diez décadas. Ahora gracias al interés por parte de la Asociación Cultural Na Bolom A.C. y el apoyo de la Coordinación en Conservación de Fuentes Fotografías de Adabi de Mexico A.C. este acervo se incluye dentro de la memoria histórica visual mundial disponible y fuente de primera mano para el estudio arqueológico y etnográfico del sureste del México. Se establece como vía de consulta de valiosas fotográficas de Gertrude Duby Blom, Marcey Jacobson y Collin Hanney y hoy con el mismo espíritu de sus fundadores, Na Bolom además de ofrecer a consulta los diversos fondos documentales y sede del centro de Investigaciones Frans Blom, cuenta con la Biblioteca Fray Bartolomé de Las Casas, una Mapoteca, el Museo, el Hotel y comedor. Es un centro de operaciones sin igual donde se realizan diversas actividades encaminadas a servir a la  preservación del patrimonio étnico y la conservación, desarrollo y promoción de la cultura y medio ambiente de los altos de Chiapas a diversos niveles.