Spanish English French Italian

Búsqueda avanzada

Los días 28, 29 y 30 de agosto el personal del Centro de Conservación, Restauración y Encuadernación (CCRE) y de la Coordinación de Archivos Civiles y Eclesiásticos (CACE) de ADABI de México realizaron una visita al Archivo General Municipal de Puebla (AGMP) para dar continuidad a las actividades de implementación de un taller de restauración en las instalaciones del archivo municipal de “La Cementera” como parte del convenio firmado por la asociación y el gobierno municipal en mayo pasado.

En esta visita el personal de ADABI fue atendido por el maestro Alejandro Hernández Maimone, director del AGMP, así como por la jefa del archivo histórico, la maestra Teresa Petlacalco, quienes a través de su personal ofrecieron un recorrido por las dos sedes del archivo.

Parte de las actividades desarrolladas en estos días fue una plática con el personal del archivo interesado en trabajar en el tema de la conservación-restauración. Dimas Hernández, quien forma parte del personal del CCRE, habló sobre su experiencia en torno a su trabajo como Técnico en Conservación así como las implicaciones de trabajar con el patrimonio documental. Areli González, integrante de CACE se sumó a esta charla comentando acerca se experiencia en el rescate de archivos municipales y la relación que debe existir con la conservación.

En dicho encuentro se aprovechó para conocer acerca de la experiencia del personal del archivo en torno a la conservación y quienes laboran en el archivo histórico y de concentración así como en el área administrativa.

Durante la estancia se dio un taller de elaboración de guardas de primer nivel. Los participantes aprendieron a realizar dos guardas a expedientes del archivo municipal previamente seleccionados, con ello quedó claro que la guarda sirve para proteger el documento y brindar una estructura sólida y temporal para evitar que se sigan deteriorando.

Los expedientes presentaban daños en su estructura, lomos y carteras desprendidas, cuerpos desnudos o sin tapas.

Con esta práctica se comprendió que los documentos con este tipo de guardas se almacenan mejor y se pueden manipular con mayor cuidado. Esto resalta la importancia de tener medidas de conservación preventiva en los archivos antes de llegar a una intervención mayor.

D. Hernández / A. González