Spanish English French Italian

Búsqueda avanzada

De la necesidad de establecer indicadores para archivos y bibliotecas

El día de ayer se llevó a cabo en el auditorio Citibanamex el conversatorio "Hacia el establecimiento de indicadores del impacto social de archivos y bibliotecas" organizado por miembros de la Asociación Mexicana de Archivos y Bibliotecas Privados -AMABPAC-.

El programa contó con la presencia de la directora de Adabi de México, la doctora Stella María González Cicero, quien después de las palabras de bienvenida de la directora de la AMABPAC, Belem Oviedo Gámez, presentaría su ponencia "Una aproximación a los indicadores para archivos y bibliotecas desde una experiencia" en donde presentó a los interesados su trayectoria en relación a la elaboración de información que con el objetivo de dar cuenta de proyectos y programas, se traduce en toda institución pública o privada de gran envergadura, en informes, evaluaciones y otro tipo de textos.

Sin embargo "Desde hace algunos años empezó la inquietud de añadir a estos informes generales y particulares no sólo el informe mismo sino también expresar la trascendencia de estas acciones en la comunidad de usuarios y después en la sociedad y la influencia que sobre esta ejercían las instituciones. Para ello se requirió preguntarnos sobre una serie de planteamientos y sus alcances, para formular lo que ahora se llaman indicadores que nos orienten y reordenen nuestros programas de trabajo y acciones a realizar. Aparecen nuevas actividades dirigidas y formuladas ampliamente con la finalidad de cubrir estas expectativas y cumplir con lo que las sociedad espera de estas"; la doctora González fue desarrollando una serie de indicadores divididos en tres niveles que van de los básicos a los deseables, cayendo los básicos como aquellos que se desarrollan a nivel institucional día con día, tales como: naturaleza e importancia del acervo, capacitación del personal, registro documental, instrumentos de consulta, difusión, actividades con la comunidad, entre otros indicadores que sirven de sustento para alcanzar niveles mayores de complejidad que llegan hasta la colaboración con instituciones nacionales e internacionales, obtención de premios internacionales, ser referencia de mejores prácticas los archivos, entre otros.

En el conversatorio, moderado por la especialista en archivos, Amanda Rosales, participaron Gabriela Velázquez, coordinadora del Sector de Comunicación e Información UNESCO México; Yolia Tortolero, del Comité Regional para América Latina y el Caribe del programa Memoria del Mundo; Madelka Fiesco, directora de Papalote Museo del Niño, Cuernavaca; Marcela Jiménez Coordinadora del Programa Imaginación en Movimiento, Empresas y Emprendimientos Culturales de la Secretaría de Cultura de la Ciudad de México, quienes respondieron a las preguntas ¿Qué se entiende por impacto social?, ¿Cómo se puede percibir el impacto de los archivos y bibliotecas en el entorno o comunidad inmediata?, ¿Cómo se puede percibir el impacto social de los archivos y bibliotecas en un entorno más amplio?, ¿Por qué no ha existido un desarrollo de indicadores o medidores de las actividades internas y externas y solo se han limitado a la entrega de informes?, ¿Conocen otros archivos a nivel internacional que hayan trabajado con parámetros medibles? Y, ¿se debería tener al indicador de "usuarios" como decisivo en el impacto social?

Tras la sesión de debate, María Eugenia Ponce, por parte del archivo de la Universidad Iberoamericana, y Fabiola Monroy, por parte de la Biblioteca José Lorenzo Cossío y Cosío, custodiada por Adabi de México, presentaron las siguientes conclusiones: los indicadores son necesarios para establecer planes estratégicos y tomar decisiones; cada organización, a partir de su propia actividad, debe adoptar los indicadores que reflejen su propia labor. No hay un indicador definitivo, todos son interdependientes; hay indicadores que son parte de la rutina diaria y otros que se necesitan medir a través de un proceso a mediano plazo. Los archivos y bibliotecas deberían ser considerados como empresas culturales; se debe de empezar a trabajar con los usuarios y la comunidad para que exista un impacto más evidente; las autoridades deben de ser sensibles a las mediciones de los indicadores y sus resultados; se debe de capacitar a personal de las instituciones para desarrollar los indicadores propios; es deseable conocer propuestas de otros archivos y bibliotecas para poder hacer comparaciones referenciales. Primero debe cumplirse con los indicadores estructurales que parten de la actividad diaria para poder avanzar hacia los más complejos. Sería deseable proponer al INEGI la creación de un padrón de archivos y bibliotecas a nivel nacional.

La directora de AMABPAC cerró el programa agradeciendo el interés y la participación del público asistente, anotando que la AMABPAC siempre ha estado pendiente de aquellos elementos que pueden mejorar el desenvolvimiento de sus asociados y proponiendo a través de diversos mecanismos la visibilidad del patrimonio documental custodiado por dichas instituciones."

> Una vida entre archivos y bibliotecas | Doctora Stella María González Cicero