ADABI - Participación de ADABI de México en la Mesa Redonda "Hacia el Premio Jikji Memoria del Mundo 2.0", que se realizó en la ciudad de Cheongju, Corea del Sur



 

 

Spanish English French Italian

Búsqueda avanzada

La Sala de Conferencia del Centro de las Artes de Cheongju, Corea fue el escenario en el que el 2 de septiembre, .la subdirectora de ADABI de México, Amanda Rosales Bada en representación de la directora general, Stella María González Cicero, expuso en la mesa redonda Hacia el premio Jikji Memoria del Mundo 2.0, el quehacer de la asociación mexicana.

Esta presentación tuvo lugar a partir de una invitación hecha por el Comité Organizador del Premio Jikji Memoria del Mundo, patrocinado por la UNESCO y el Gobierno de la ciudad de Cheongju, Corea; fue inaugurada por el alcalde de Cheongju,. Sung-Hun Lee y presidida por Frank La Rue, asistente del director general de la UNESCO.

La mesa de redonda se realizó conjuntamente con los cuatro galardonados al Premio a partir del año 2005, incluyendo también a la ganadora del año 2016 por su contribución a la guarda, conservación y difusión del patrimonio documental.

Este Premio establecido por la UNESCO a partir del año 2004, debe su nombre Jikji a la palabra que alude al libro más antiguo impreso en el mundo en caracteres de metal móviles, cuyo origen se remonta al año 1377 y que tuviera su origen, precisamente, en la ciudad de Cheongju.

La Goryeo Daejanggyeong (Tripitaka de la Dinastía Goryeo) conocida como “Tripitaka Coreana” por los eruditos modernos, es una colección de escrituras budistas talladas en 81,258 tablillas de impresión de madera del siglo XIII elaboradas bajo la dinastía Goryeo. Actualmente se encentran en el Templo Haeinsa de la provincia   Gyeongsagnam. Este libro contiene las ideas esenciales del budismo zen. La palabra clave del libro Jikjisimche está tomada de la frase que se refiere al estado de iluminación que se puede alcanzar mediante la práctica zen. El colofón de la última página señala que se imprimió con caracteres metálicos móviles en el Templo de Heungdeoksa en 1377, aproximadamente ochenta años antes que se imprimiera la Biblia  por Gutenberg, en Alemania.

El Premio que lleva el nombre de esta colección reconocida por la UNESCO, se otorga cada dos años, a partir del año 2005 a individuos o instituciones que hayan contribuido significativamente a la preservación y  mejora al acceso del patrimonio documental.

A ADABI de México le correspondió su turno de participación en la mesa en quinto lugar, siendo precedida por las de los colegas representantes de los premios antes otorgados como la Biblioteca Nacional de la República Checa (Premio Jikji 2005); el Programa de Archivos Musicales de la Academia de Ciencias de Austria (2007); los Archivos Nacionales de Malasia (2009) y la de los Archivos Nacionales de Australia (2011).

ADABI expuso en términos generales la historia y propósito de la institución, las áreas de trabajo reconocidas por la UNESCO, la experiencia en los proyectos más sobresalientes de la institución además de presentar a la comunidad global recomendaciones sobre el patrimonio documental de las diversas instituciones.

En la segunda parte de la sesión se hizo la presentación de la representante de Programa Iberarchivos. Programa ADAI, ganador del Premio del año 2016, siendo Martha M. Ferriol Marchena, quien a nombre de la Presidenta del organismo, realizara la exposición.

Al final de todas las presentaciones, los participantes intercambiaron puntos de vista sobre su expectativa como instituciones en el futuro del patrimonio documental y su relación con la sociedad. Se concluyó con una recomendación acerca de la integración de un programa, que sería sujeto aprobación por la UNESCO, enfocado a propiciar un intercambio de experiencias en las mejores prácticas de las instituciones ganadoras del Premio Jikji, para así poder extenderlas y compartirlas a nivel internacional, generando parámetros reales de mejora en la.conservación del patrimonio documental de la humanidad.

A. Rosales