ADABI - Acocoxochitl: de México para el mundo



 

 

Spanish English French Italian

Búsqueda avanzada

La décimo séptima tertulia de Adabi de México estuvo dedicada a la insospechada flor de México mejor conocida como Dalia. Doña María Guadalupe Treviño, presidenta de la Asociación Mexicana de la Dalia o Acocoxochitl, fue la que presentara al público asistente la historia de esta flor nativa de México y que fue registrada para Occidente desde el inicio de la colonización española en tierras mexicanas por el protomédico español Francisco Hernández, en 1577.

La Dalia, según los testimonios novohispanos, era utilizada por los naturales como remedio para la tos crónica, como diurético y contra la fiebre. Es hasta 1791 cuando el género Dalia es descrito por Antonio Caramilles en España en honor a Anders Dahl, botánico sueco del que tomara la Acocoxochitl su nombre occidental: Dalia.

A partir del siglo XVIII, cuenta la historia, se inicia el cultivo de la Dalia en los jardines alemanes, ingleses, franceses, belgas e Italia.

El género Dalia cuenta con 41 especies "endémicas de México" a decir de la ponente, distribuidas tanto en lo que se denomina el área de Mesoamérica como en Aridoamérica, es decir, al norte del país, tal como se confirmó en la visita a los jardines botánicos de la Universidad Nacional Autónoma de México y de la Universidad Autónoma de Chapingo, entre otros.

En todo el mundo se cultiva la Dalia y en ciertas regiones se consideraron como símbolo de estatus; en la ciudad de México, según atestiguó doña Lupita y varios del público presente, los camellones de las principales avenidas se llenaron de Dalias bajo la regencia de Ernesto Uruchurtu.

Gracias al interés académico por demostrar las propiedades farmacológicas y nutritivas de la Dalia, particularmente, en la Universidad Autónoma de Chapingo, se han realizado estudios a partir de los conocimientos que se han transmitido de generación en generación, demostrándose sus bondades. La presidenta de la Asociación comenta que existe, igualmente un recetario, del que se necesita una nueva edición, en donde la Dalia, tanto la flor como el tubérculo, son complementos o base de las preparaciones ahí descritas.

Al igual que Adabi, doña Lupita Treviño afirma que han hecho una ardua labor a favor del rescate, difusión y reconocimiento de la Acocoxochitl, y que a pesar de que han tenido apoyos de recursos federales, hay que buscar todo el tiempo, interesados que permitan continuar con las investigaciones de todas las bondades que posee la Dalia.