ADABI - "La última y nos vamos": una bebida ancestral en tiempos modernos



 

 

Spanish English French Italian

Búsqueda avanzada

La última tertulia del año estuvo dedicada a la cata de tres vinos provenientes del Valle de Guadalupe, Baja California, y con ello Adabi de México cerró sus actividades de divulgación del 2017.

Bajo la conducción de Sergio Soto Priante, ingeniero bioquímico y apasionado del vino, la cata inició con una presentación de los viñedos y de la historia de cómo es que se hizo la colección de vino tinto Trasiego a saber: Mezcla mediterránea, Nebbiolo y Selección tinta.

Ante un numeroso público, el ingeniero Soto, inició la charla con algunos datos sobre el creador de la colección, Camilo Magoni, que italiano de nacimiento tiene más de medio siglo de radicar en México, y al que conoció por un trabajo en la Comisión Nacional de Agua, debido a que el Valle de Guadalupe tiene una escasez de la misma, naciendo así la relación afectiva y de negocios.

Con 100 hectáreas de viñedos, se inició a trabajar con la colección cuidando la relación calidad-precio, conservando la baja graduación alcohólica, que es predominante en los vinos europeos y no abusar del tiempo en la barrica.

El nombre de trasiego, explicó, proviene de una operación que se hace en las bodegas de vino  en donde se trasvasa de una barrica a otra o de un recipiente a una barrica con el objetivo de eliminar las impurezas que se han decantado en el primer recipiente.

Todas las etiquetas son acuarelas que retoma maquinaria antigua de fabricación de vinos inspiradas en piezas antiguas de distintos museos "porque nos recordaba que esto no lo inventamos nosotros sino que es algo que viene desde hace mucho tiempo y que si se hace bien, nos permite acercarnos como seres humanos".

La cata se inició con el vino más joven y el ingeniero Soto dirigió las sensaciones, primero con la vista, después el olfato y el gusto de cada uno de los tres vinos de la colección. Explicó la diferencia entre los corchos sintéticos y los naturales e indicó que los corchos naturales se contaminan con gran facilidad aunque son los que permiten la micro oxigenación del vino, pero no tiene caso ponerlo en un vino joven que se va a consumir en los próximos dos años.

Se habló también de los viñedos que se han encontrado en las misiones jesuíticas en Baja California, así como se ha rebasado ya la concepción de las franjas del vino en el mundo, pues ahora en cualquier país es posible generar vinos de calidad.