De Monjas, Crónicas, Burlas y Amores (Rescate de documentos novohispanos de los siglos XVII y XVIII)



 

 

Búsqueda avanzada

De Monjas, Crónicas, Burlas y Amores (Rescate de documentos novohispanos de los siglos XVII y XVIII)

Conforme los interesados en la historia novohispana se adentran en los archivos y bibliotecas en busca de fuentes de primera mano, se descubre que la historia novohispana no es un monolito, sino una especie de dulce de amaranto que se conforma de muchas unidades independientes entre sí. Y que todas ellas, como se insiste en varios de los trabajos que se presentan en esta obra, pueden ser abordadas bajo diferentes ángulos y aspectos.

Este título tiene varias cualidades La primera de ellas es la búsqueda de material que se llevó a cabo en diferentes archivos y bibliotecas; el mérito está en la búsqueda misma, consultar los ficheros, las bases de datos, los inventarios y catálogos; revisar los volúmenes que agrupan los documentos, en suma, investigar por placer o por deber, entre aquellos papeles que no han visto la luz en muchos años, décadas. La segunda de las propiedades y derivada de la primera, es el uso de esas fuentes documentales, oscuras para muchos; tres siglos de administración virreinal, generaron millones de escritos y expedientes, no sólo a nivel contable o del manejo de los asuntos del Estado o de la Iglesia y sus matices; también se crearon documentos como los que en este volumen se examinan, que reflejan la cultura virreinal en sus diferentes manifestaciones, que van desde los arrebatos místicos hasta las cartas de amor de una relación condenada, pasando por perros parlanchines que se quejan de un mal sermón, y predicadores mártires en China y Filipinas. La tercera cualidad tiene que ver con la vocación de la doctora Margarita Peña, en inculcar a sus alumnos el amor por los contenidos de estos repositorios antes mencionados, y la importancia de la novedad de los temas.

Con estudios como este se da a conocer que la cultura novohispana poseía numerosos matices que fueron creando nuestra identidad, que conjugó el occidente europeo con la tradición prehispánica, y con algunos toques del oriente. No se trata de la historia virreinal de las minas de plata o los cuadros de castas; son testimonios que perdieron su vigencia, que no su valor, a través del paso de los años.

El pasado novohispano, aparentemente alejado de nuestra realidad cotidiana, fue el crisol en donde se fraguaron muchas de nuestras características como nación multicultural. Su rescate nos acerca más a una explicación integral de México y los mexicanos. Es por ello que trabajos como los que impulsa la doctora Margarita Peña en su Seminario de Literatura Novohispana deben ser leídos, consultados como referencia y copiados como modelo de futuras investigaciones en el área.

FPMV