• Idioma:

VIDEO: Discurso de la doctora Stella María González Cicero, directora general de ADABI de México

sábado 19 de octubre, 2013


Como cada año al abrir esta reunión les damos la bienvenida y les manifestamos nuestra alegría por un año más de acciones de ADABI vinculadas con muchos de ustedes a través de los proyectos ya terminados en otros años y los que actualmente están en marcha.

Esta celebración se viste hoy de gala por conmemorar una década de vida de nuestra asociación, y digo nuestra, pues en ella están considerados todos ustedes; como hemos expresado en otras ocasiones ADABI es una gran familia con lazos de hermandad en el oficio, ilusiones y esperanzas en el desarrollo de las instituciones que resguardan la memoria histórica, alegría y responsabilidad por todo el patrimonio recuperado y por un conocimiento mayor de nuestra historia patria a través de la consulta de las fuentes documentales y bibliográficas rescatadas; son ya un volumen digno de atención.

El medio de difusión empleado para dar a conocer el resultado final de cada proyecto apoyado por ADABI han sido sus publicaciones, de las que ya suman más de 600 títulos. 

Una gran parte de éstas son los inventarios, guías y catálogos (310 numeradas y 56 en disco compacto, sin numeración) que en conjunto nos abren el universo documental y bibliográfico de cada archivo rescatado y de cada biblioteca catalogada, ¡cuántas historias y cuánta sabiduría! en las manos cada vez de más estudiosos.

Cada publicación ha corrido con suerte diferente, siendo los manuales de conservación, restauración y encuadernación, los de archivos eclesiásticos y del libro antiguo, los más solicitados, sin duda por una ausencia de literatura en español en estos temas y además por ser producto de la experiencia y metodología aplicada en ADABI. 

En esta reunión de presentación de publicaciones, expondré un breve panorama de las que en 2013 se añaden a las ya existentes.

Siguen siendo significativos nuestros inventarios, este año se editaron 22, es notable que de éstos sólo haya uno de Puebla, en otros años fueron los más numerosos, pero ahora nuestras dos analistas que apoyan estas tareas estuvieron ocupadas en la organización del archivo del Cabildo de la Catedral de Puebla, proyecto que terminó en el mes de agosto.

Sin embargo, en Oaxaca se han sumado a esta tarea tres jóvenes para el rescate de los archivos de la Mixteca alta, cuyos logros fueron el rescate de siete archivos parroquiales y municipales en la región. 

La Universidad Autónoma de Morelos continúa apoyando la labor con sus estudiantes, y han aportado otros siete inventarios, uniéndose también en esta aportación el Centro de Investigaciones y Estudios Superiores en Antropología Social, con el rescate de cuatro archivos parroquiales de la Huasteca potosina y la Universidad Autónoma de Sinaloa, así como la diócesis de Teotihuacán. 

Ha sido muy significativo encontrar en la Mixteca alta varios archivos musicales de maestros compositores y organistas locales, así como libros de canto litúrgico de gran valor por su técnica de edición y años de impresión.

Los inventarios correspondientes a la Huasteca con documentos de los siglos XVII y XVIII permiten ver la configuración y constantes deslindes de pueblos y ranchos provocados por el difícil asentamiento de las misiones en la evangelización de alaquines, pames y jonaces y más tarde, por la formación de la grandes haciendas.

Igualmente importantes son todos los demás inventarios que se apegan a un patrón semejante de series documentales que nos hablan de la vida y circunstancias de estas pequeñas comunidades.

En esas dos regiones de difícil acceso y estancia, reconocemos la entrega valiente y generosa de los jóvenes que realizan esta intrépida tarea.

Sale a la luz en formato digital el Inventario de la Serie Criminal del Fondo del Supremo Tribunal de Justicia de San Luis Potosí, que cubre los años 1823 a 1850, sumándose a los ocho judiciales ya existentes de Puebla, Yucatán y Tlaxcala.

Los inventarios de colecciones fotográficas suman uno más con el de las Vistas Estereoscópicas de Ignacio Avilés, custodiadas en el Archivo General de la Nación. Son fotografías que rememoran un México que las generaciones actuales no conocieron.

Este año ADABI ha publicado tres revistas que dan a conocer los trabajos realizados a manera de artículos cortos. En la primera de ellas a la que hemos llamado Memoria entre papeles queda plasmado el enorme quehacer de organización y estabilización del Archivo General del Poder Ejecutivo del Estado de Oaxaca; en la segunda los jóvenes que trabajaron en el rescate del Archivo Municipal de Teposcolula, Oaxaca, narran sus experiencias. No son comparables en tamaño, pero sin en contenido, pues se han escrito artículos basándose en los documentos, de asuntos muy diversos que les han llamado la atención.

Es increíble el cambio que en un año y medio se ha dado en quienes trabajan estos archivos pues han descubierto un universo histórico de su estado y municipio, han vuelto al estudio y han escrito, con la sencillez propia de quien se inicia en el trasfondo histórico guardado en los papeles que día con día, pasan entre sus manos.

La tercera revista es la propia de ADABI denominada Punto de Encuentro en su cuarto número. En ella hemos dado la palabra a los responsables de los proyectos para transmitirnos sus procesos, avances. Sus participaciones nos llenan de admiración por los logros y alcances obtenidos.

ADABI participa haciendo un recuento anual de sus propios programas y apoyos dados en la sección "Nuestra Labor". Les recomiendo su lectura, pues ánima muchísimo tener ya un buen número de instituciones que han logrado poner a disposición del público un patrimonio documental y bibliográfico a buen resguardo y control físico por su organización y estabilización que benefician enormemente al investigador, a la institución, y enorgullecen a quienes colaboraron en esta conquista.

En nuestra línea de estudios históricos de los archivos municipales y parroquiales,  tenemos tres aportaciones. Dos de Puebla: El valle de Santa Isabel en los siglos XVI y XVII que abarca a tres municipios de la zona con apoyos documentales de esos archivos y Testimonios del Archivo de San Buenaventura Nealtican, Puebla. Este es un caso bien curioso, en él confluyeron diversos aportes casuales. ADABI restauró tres testimonios pictográficos del Municipio de Nealtican, Puebla en 2006. Nunca supimos que el entonces director del Centro INAH de ese estado regresó de la ceremonia de entrega de los testimonios restaurados al pueblo muy gratamente impresionado y se lo comunicó a los investigadores del Centro e invitó a hacer el estudio de esa población. La antropóloga Margarita Piña Loredo aceptó la invitación de su director y trabajó el archivo, paleografió los documentos y elaboró un estudio. Una servidora hablando un día con un grupo de estudiantes contratadas para la catalogación de la Biblioteca Tola, ubicada en la Casa de la Cultura, les comentó la experiencia de Nealtican y que ADABI deseaba publicar un estudio, la paleografía de algún documento referente al testimonio principal y el proceso de restauración que se había llevado a cabo. Cuál sería mi sorpresa cuando una de ellas me comentó que ella había paleografiado el documento principal y que una maestra suya había hecho el estudio. Dada esta confluencia favorable de inmediato nos pusimos en contacto con la antropóloga Margarita Piña quien aceptó gustosa colaborar en la edición de este testimonio aportando el estudio y la paleografía del documento. En ese momento nos enteramos de que la entrega de los testimonios pictográficos de Nealtican había motivado al director y a una investigadora del Centro INAH lográndose un bonito trabajo de colaboración singular.

Dos estudios productos uno de una tesis doctoral: Un siglo de Platería en la Catedral durante el siglo XVIII, fundamentado en los inventarios del Archivo del Cabildo Catedralicio de Puebla y otro, resultado de un seminario de letras de la UNAM, dirigidos por la doctora Margarita Peña, basados en documentos de la Inquisición del AGN denominado De monjas, crónicas, burlas y amores (Rescate de documentos novohispanos de los siglos XVII y XVIII) nos los propusieron para su publicación. Ambos trabajos, con dictámenes favorables, fueron aceptados por ADABI y los presentamos en formato digital. Los dos estudios aportan luces importantes sobre el tema que tratan.

La coordinación de Bibliotecas y Libro Antiguo elaboró hace unos años un manual sobre el libro antiguo que ha tenido varias reimpresiones por su utilidad y demanda, y un grupo de investigadores de Letras Clásicas, a propuesta de Elvia Carreño, responsable de esta coordinación, escribieron junto con ella, un buen libro sobre los bibliotecarios novohispanos. Buscamos propuestas para la coedición de estas dos obras y fueron aceptados por el Fondo Editorial del Estado de México, quien ha tenido a su cargo la edición. Agradecemos estas publicaciones al Gobierno del Estado de México.

Ya sólo me resta decir que en materia de conservación y restauración, el CREE elaboró el Boletín número 3 que informa los proyectos realizados del 2009 al 2011 en el taller. Estos boletines son un instrumento de orientación sobre los procesos de intervención con el diagnóstico correspondiente, el proceso seguido documentado fotográficamente y las recomendaciones propias en cada caso.

No puedo menos que comentar que cada año, en esta reunión de ADABI, que se ha vuelto una fiesta para nosotros, hemos presentado además de las nuevas publicaciones, a los responsables de los proyectos de archivos, bibliotecas novohispanas y de conservación. Hemos dedicado una mesa con los ponentes que representan a los proyectos de cada rubro señalado. Esto ha hecho que estas reuniones sean de largo alcance, aunque no cansadas, y a la vez han sido un gran número de personas las que en estos diez años nos han acompañado en este escenario.

Quiero hacer una brevísima remembranza al respecto. Nuestra primera reunión fue en Condumex, hoy grupo Carso, que amablemente nos acogió. Esa primera vez fue una sola mesa y participaron en ésta profesionales que nos han acompañado todos estos años: Juan Manuel Herrera, Teresa Rojas Raviela e Ignacio González Casasnovas. Cada uno de ellos externó su visión sobre lo que representaba contar con una asociación como ADABI que se lanzaba a una labor necesaria y de grandes retos.

La segunda reunión fue en casa Lamm a invitación de su directora. Fue una reunión exitosa en la que participaron ocho representantes de instituciones de gobierno y privadas.

Los años siguientes hasta el 2008 continuaron teniendo como sede esta hermosa capilla que nos cobija amorosamente.

Dado el tiempo que se dispone en estos actos, siempre insuficiente para hablar de publicaciones y proyectos, pensamos para el 2009 hacer cuatro reuniones a lo largo del año, dirigidas específicamente a cada área de trabajo, dando mayor realce a nuestras publicaciones.

Así tuvimos una de archivos en la Biblioteca Miguel Lerdo de Tejada; otra sobre libro antiguo en el Archivo Histórico del Colegio de Vizcaínas; una tercera en el Museo Frida Kahlo, sobre archivos judiciales y privados; y una última en el auditorio José María Vigil de la UNAM, sobre las publicaciones de Conservación, Restauración y Encuadernación.

Aunque iban dirigidas a un público determinado para cada área y fueron bien acogidas, con buena asistencia, nos solicitaron que regresáramos a la sede de Vizcaínas en donde todos se reencontraban. Determinamos, a petición del público y por razón de continuidad, presencia y participación, tener una única sede, la del Colegio San Ignacio de Loyola, Vizcaínas, gracias al ofrecimiento del presidente del patronato de esta institución don José María Basagoiti Noriega, que de Dios goce, quien manifestó a don Alfredo Harp Helú y a la presidenta de ADABI, doctora María Isabel Grañén, el deseo de que consideráramos este espacio como propio para realizar los eventos de ADABI. Con esa generosidad propia del señor Basagoiti, aquí nos hemos reunido los años subsiguientes y tenemos una deuda perene de gratitud al patronato de esta noble institución educativa.

Haciendo un recuento de nuestras presentaciones anuales,  han subido al estrado para presentar sus proyectos, 92 directores, y en otros casos, algunos responsables de proyectos o académicos de alguna manera ligados a estas tareas.

Imaginemos todo lo que se ha dicho aquí de logros del patrimonio documental y bibliográfico, sobre archivos y bibliotecas, así como de cientos de documentos restaurados y reintegrados a sus acervos con nueva vida para muchos años. Sería imposible relatarlos aquí aunque disfrutáramos mucho con ello.

Para celebrar estos 10 años, que como han visto, han sido muchos los frutos, quisimos abrir nuestra conmemoración con una rueda de prensa el día 9 de mayo del presente año, fecha en que la doctora María Isabel Grañén Porrúa y una servidora firmamos ante notario público los estatutos de ADABI de México, A.C.

Las cuatro coordinaciones que son la esencia de esta asociación civil expusieron brevemente la naturaleza de su trabajo y los frutos obtenidos. Nos acompañaron un grupo de directores que a su vez expusieron el desarrollo de diversos trabajos en sus instituciones con el apoyo y la asesoría de ADABI. Breve y sustancioso resultó este evento inicial. Invitamos con este pretexto a las instituciones de todo el país con las que hemos colaborado, a sumarse con alguna actividad que diera a conocer o reiterara a la comunidad los logros alcanzados en la organización de sus fondos documentales o bibliográficos con el fin de llamar de nuevo la atención sobre una actividad poco apreciada y menos conocida por la sociedad.

Respondieron de inmediato la Biblioteca Juan de Córdova y el Centro Académico y Cultural San Pablo, en Oaxaca, donde se impartió el Curso de Paleografía, del 18 de febrero al 15 de mayo, por la licenciada Claudia Ballesteros César.

Se sumó a la conmemoración el Consejo Estatal para la Cultura y las Artes de Puebla, quien hizo un acto muy significativo el 13 de mayo, con la presencia del gobernador y de don Alfredo Harp en la entrega de la Clavis Palafoxianum a la doctora María Isabel Grañén. También montaron una exposición de gran calidad sobre las áreas apoyadas por ADABI y se dieron durante varias semanas conferencias y sesiones de Cine Club con temas de archivos y bibliotecas

El Archivo Histórico y Museo de Minería de Real del Monte y Pachuca, en un cálido acto en el mes de junio, reunió a todos los que trabajaron en los distintos proyectos e instituciones del estado de Hidalgo y celebramos con ellos y autoridades el aniversario.

También la Biblioteca de las Artes del CENART, dentro de su programa anual de Cine Debate, nos ofreció el espacio durante el mes de junio de un ciclo que se denominó "Bibliotecas y archivos: olvido y rescate". Fueron comentadas por personal de ADABI y con gran afluencia de espectadores.

El 18 de junio el ISUE presentó los dos instrumentos de consulta del Archivo Histórico de la UNAM, publicados por ADABI: Gildardo y Octavio Magaña Cerda y Sindicalismo universitario, como un acto conmemorativo.

El 19 de junio y bajo una torrencial lluvia, el Archivo General de la Nación nos agasajó con una exposición y un amable discurso sobre la labor de la asociación en el país y sobre los proyectos realizados con ADABI.

Así fueron dándose exposiciones y conferencias para conmemorar la labor de ADABI en el país.

En la Biblioteca Miguel Lerdo de Tejada, el 11 de julio, se inauguró la exposición denominada "Lo que fue humo ahora es luz", sobre las publicaciones de ADABI. Una exposición muy ilustrativa y estéticamente muy bien lograda,  con cuatro mesas de conferencias semanales que fueron un verdadero éxito por el público que asistió y las reflexiones sustanciosas que en cada una de éstas se dijeron.

En el Archivo Histórico Estatal de Campeche, el 12 de julio, se inauguró la exposición Pero sigo siendo el rey, sobre fotografías de béisbol del Archivo Histórico Alfredo Harp Helú, que a su término pasó a la ciudad de Mérida y se inauguró el 24 de septiembre, con la presencia del secretario de cultura y autoridades estatales en el Teatro José Peón Contreras. Con una asistencia nutrida de cronistas deportivos y aficionados a este deporte.

El primero de agosto se inauguró en Teposcolula, Oaxaca, otra exposición para dar a conocer a la comunidad el trabajo de rescate realizado en el archivo municipal, con la finalidad de que al conocer su patrimonio sea revalorado.

En agosto 22, el Archivo Histórico de Vizcaínas y su directora, Ana Rita Valero nos festejó con un coloquio denominado "A Diez Años de ADABI: beneficios sociales y culturales en las bibliotecas antiguas de México", con magníficas participaciones y comentarios.

Del 9 al 13 de septiembre el Archivo General del Estado de Colima abrió una serie de eventos para conmemorar nuestro décimo aniversario. Se inauguró con una exposición de ADABI con la presencia del secretario de cultura y una conferencia sobre el "Libro Antiguo", dictada por Elvia Carreño. También se presentaron los dos inventarios publicados de su acervo como fruto de los proyectos con ADABI y los siguientes días la directora del Archivo dio dos talleres: uno básico de encuadernación y un segundo sobre elaboración de proyectos para apoyos archivísticos, clausurándose el viernes 13.

El Archivo para la Memoria, de la Universidad Iberoamericana de Saltillo, presentó tres puestas en escena de la lectura dramatizada "Laberintos familiares", en las ciudades de Oaxaca, México y Pachuca, demostrándonos lo que un archivo de cartas familiares puede aportar a la reconstrucción de la vida cotidiana y su entorno social en una ciudad norteña del país.

ADABI no se olvidó de los niños y armó cuatro talleres denominados "Espiral de la memoria" con el apoyo de Home Runs Banamex, Oaxaca 2012; en la que los niños se identificaron con una biblioteca, con los libros y la escritura, los documentos en los archivos y la restauración de estos materiales. con el fin de que aprendan a respetar y cuidar este patrimonio. Se dieron estos talleres en la ciudad de Tlaxiaco, del 8 al 11 de julio; en la ciudad de Tamazulapan, del 11 al 13; en la Casa de la Cacica, Teposcolula, del 23 al 27; en la BS de la ciudad de Oaxaca, del 29 de julio al primero de agosto, y en ADABI Coyoacán, del 5 al 9 de agosto con la que cerramos el ciclo.

En el marco de los 10 años, ADABI se unió al patrocinio y organización del "Primer Congreso de Conservación del Patrimonio Documental" con la Escuela de Restauración y Museografía, y con la Coordinación Nacional de Restauración, ambas del INAH, que se efectuó del 2 al 6 de septiembre. Simultáneamente por las tardes se dieron cuatro cursos por demás interesantes: Restauración y conservación de papeles transparentes; Conservación preventiva del patrimonio documental; Introducción a la Codicología e Identificación, catalogación y estudio de encuadernaciones antiguas. Todos estos, al igual que las conferencias magistrales de cada día, fueron expuestos por maestros nacionales y extranjeros reconocidos en la materia. En este marco, la ENCRyM anunció la apertura de la Maestría en Conservación de Acervos Documentales y el aniversario de ADABI.

Y para cerrar este alud de actividades todas llenas de gusto, alegría y emoción, recibimos el premio UNESCO / JIKJI Memoria del Mundo. En palabras de la representante de la UNESCO “México primer país de América Latina que lo recibe a través de una asociación civil, presidida y dirigida por mujeres y por realizar acciones de carácter extraordinario pues fue creada para colaborar con las instituciones públicas y privadas”. Recibimos este premio de manos de la representante de la UNESCO, Joie Springer y del alcalde de Cheongiu Beum Deuk Han el 12 de septiembre en esa ciudad de Corea del Sur. El premio será destinado a la restauración del Códice de Huaquechula custodiado en el Museo del Alfeñique, Puebla.

Quiero agradecer de una manera especial a todo el equipo de ADABI que ha puesto empeño y corazón en todas estas actividades, sin que las propias de la asociación detengan su paso, muy al contrario, aumentaron vertiginosamente pero ha valido la pena.

Hemos podido constatar la apreciación que se tiene de nuestro trabajo, de lo que hemos descubierto en nosotros, potencialidades y estima; hemos crecido ante los innumerables retos que se nos presentan sobre todo de tiempos y compromisos, y por último de lo que hemos podido hacer de esta pequeña asociación, que día con día realiza una entrega generosa a México a través del rescate de su patrimonio documental y bibliográfico.

Somos pocos, y a la vez somos muchos sumando esfuerzos. Gracias Don Alfredo Harp Helú, gracias María Isabel Grañén Porrúa por concretar esta idea luminosa y dejarnos ser ADABI.

Muchas gracias a todos.

 


Noticias

Apoyo al Desarrollo de Archivos y Bibliotecas de México, A.C.
Av. Cerro San Andrés 312, Col. Campestre Churubusco 04200, México, D.F. Tel. 5549 6913 y 5336 5689
Proyectos
© ADABI de México, A.C. Se autoriza la reproducción parcial o total con fines no lucrativos, siempre y cuando se cite la fuente completa y su dirección electrónica.
De otra forma, se requiere permiso previo por escrito de la institución.