• Idioma:

ADABI: 10 años en el rescate de la memoria; le otorgan el Premio Unesco/Jikji Memoria del Mundo

miércoles 19 de junio, 2013

En la documentación fotográfica que posee la asociación Apoyo al Desarrollo de Archivos y Bibliotecas de México (Adabi) se encuentran algunas imágenes del deterioro que sufre una parte de la memoria de México: páginas amarillentas, destrozadas por el paso de los años… hongos activos que cubren todo un folio.

Apenas unos ejemplos de la importancia del trabajo impulsado desde la asociación, que celebra 10 años de existencia, nacida con el propósito de preservar la memoria documental y bibliográfica del país, “ya que si en algo es rico México es en su patrimonio escrito”, a decir de Yolanda Trejo, secretaria técnica del organismo, el cual es presidido por María Isabel Grañén Porrúa.

“Normalmente trabajamos en el rescate de archivos históricos, bibliotecas novohispanas y del siglo XIX, aunque en los últimos años se ha diversificado mucho el tipo de acervos que hemos rescatado y organizado. Adabi ha apoyado archivos fotográficos, textiles, de arte, musicales, hemerográficos o industriales… instituciones que tienen colecciones representativas en la cultura de México.”

Alrededor de 683 archivos históricos y bibliotecas novohispanas y del siglo XIX, entre otros proyectos en el país, han sido rescatados por la asociación; durante la década se han invertido 127 millones 500 mil pesos para preservar la memoria histórica y auspiciar diversos proyectos con instituciones públicas y privadas en los estados y municipios del país.

“Hemos trabajado en 28 estados de la República y con 23 curias diocesanas, porque se apoyan los archivos parroquiales y municipales de manera preferente —parte de las prioridades de Adabi—, porque son los que menos recursos tienen y están en riesgo de perderse”, destacó la investigadora en entrevista con MILENIO.

Pero también han apoyado proyectos en instituciones como la Biblioteca de las Artes del Centro Nacional de las Artes, cuatro institutos de la Universidad Nacional Autónoma de México, el Instituto Mora, los museos Franz Mayer y Luis Barragán, así como el Archivo Histórico de la Ciudad de México.

Despertar conciencia

Los 10 años de existencia de Adabi no han resultado nada sencillos, a decir de Torres, porque si bien hay una mayor conciencia sobre el valor de ese patrimonio, resguardado en archivos y bibliotecas, aún queda mucho por hacer; de ahí el porqué no solo brindan apoyo económico o asesoría, sino que ofrecen también el acompañamiento a lo largo de todo el proyecto, “si es que así lo solicita la institución”, acota.

“Falta mucha corresponsabilidad de las instituciones para que haya permanencia en los proyectos. Si no hay una continuidad, mucho del trabajo realizado puede volver a caer en el descuido, porque el personal capacitado cambia y no se cuenta con otro profesional —con experiencia y conocimiento— que pueda llevar a cabo las tareas, o porque no existen controles muy adecuados para el préstamo y la consulta de los materiales.”

De ahí que uno de los ejes de Adabi sea no apoyar archivos privados, sino a aquellos que se pueden abrir a la consulta de los interesados; por ello los proyectos deben estar terminados en un plazo máximo de 10 meses, y si es muy grande se puede dividir en varias etapas, con una duración máxima de tres años.

Al final, uno de los resultados debe ser un informe o un proyecto que pueda convertirse en un inventario, un catálogo o una guía con posibilidades de ser publicada y ponerse a disposición de investigadores y público en general.

La labor de Adabi llegó hasta las Naciones Unidas, ya que ayer se le otorgó el Premio Unesco/Jikji Memoria del Mundo, dotado con un monto de 30 mil dólares, el cual se concede cada dos años a las instituciones o individuos que hayan contribuido de manera significativa a la preservación del patrimonio documental y al acceso al mismo.

En el anuncio del Comité Consultivo Internacional del Programa Memoria del Mundo se le reconoció su innovador enfoque “para favorecer la conservación, la digitalización y la accesibilidad de los archivos así como por sus programas educativos y de formación”.

En la actualidad, Adabi apoya la elaboración de un inventario del Museo Universitario de Arte Contemporáneo y en la digitalización de un inventario del Centro Nacional de las Artes.

Contacto con los profesionales

La asociación Apoyo al Desarrollo de Archivos y Bibliotecas de México (Adabi) es una institución con fines altruistas; cuenta con el respaldo de la Fundación Alfredo Harp Helú, constituida por una presidencia, una dirección general —a cargo de Stella González Cicero—, dos secretarías —una técnica y otra administrativa— y cuatro coordinaciones.

Quizá por ello el interés por compartir sus logros, entre los que es fundamental la publicación de inventarios, guías y catálogos; 322 de ellos se han subido en línea para su consulta; de las bibliotecas, por ejemplo, se creó un banco de datos que cuenta con más de 132 mil registros, y se han publicado 599 títulos con el sello editorial Adabi.

“Un proyecto muy interesante se trabaja con el Instituto Mora”, explica Yolanda Torres, “donde anualmente se hace una práctica con las personas que cursan el último año de la licenciatura en historia para darles una metodología al llevarlos a vivir la experiencia de rescatar un archivo”.

Fuente: Milenio.com

 


Noticias

Apoyo al Desarrollo de Archivos y Bibliotecas de México, A.C.
Av. Cerro San Andrés 312, Col. Campestre Churubusco 04200, México, D.F. Tel. 5549 6913 y 5336 5689
Proyectos
© ADABI de México, A.C. Se autoriza la reproducción parcial o total con fines no lucrativos, siempre y cuando se cite la fuente completa y su dirección electrónica.
De otra forma, se requiere permiso previo por escrito de la institución.