• Idioma:

Segunda jornada de los festejos de ADABI en Puebla

jueves 23 de mayo, 2013

En el segundo día de la semana de festejos, dedicada a la celebración de los 10 de años de ADABI de México en Puebla, tuvieron lugar en la sala Luis Cabrera, localizada en el edificio de la Fototeca Juan Crisóstomo Méndez, dos conferencias que dan sendos ejemplos de la labor de ADABI en territorio poblano.

La primera conferencia, a cargo de la directora de la fototeca, Miriam Ramírez, versó sobre el contenido del acervo fotográfico, sus distintas colecciones, el tipo de material que resguardan, la manera en que se almacenan estos sustratos y la nueva clasificación que se ha consignado a los materiales, a decir de la licenciada Ramírez, las catalogaciones originales de los diferentes fondos que comprenden la colección, carecían de unidad, lo que causaba una falta de homogeneidad en todo el acervo. Entre la información que presentó mostró los avances realizados en la colección a partir del apoyo recibido por ADABI, que se refleja desde la limpieza y estabilización del material fotográfico, ya sean positivos o negativos, hasta el acondicionamiento del inmueble que hoy alberga el conjunto documental completo.

El maestro Gustavo Mauleón estuvo a cargo de la segunda conferencia de la tarde titulada “Los documentos musicales en los archivos parroquiales”. Esta disertación es un ejemplo de cómo los especialistas han aprovechado los proyectos de catalogación de diversos archivos parroquiales, llevados a cabo por ADABI, para generar nuevos temas de investigación a partir de fuentes primarias. A través de numerosas imágenes que retratan los documentos investigados tales como inventarios de instrumentos musicales, partituras manuscritas, fragmentos de pinturas de gran formato, fotografías de instrumentos musicales resguardados por las diferentes iglesias, entre otros ejemplos, el conferencista adentró al numeroso público, en materia de música sacra en los diferentes recintos religiosos.

Asegura el investigador, dando datos muy prácticos, que se pagaba a un músico entre uno y dos pesos de oro virreinales, que aunque era una suma poco representativa, estos personajes complementaban sus ingresos con otras actividades; en algunas parroquias se tiene registrado que se les pagaba tanto en efectivo como con fanegas de maíz.

A través de los documentos eclesiásticos de la época se puede conocer con qué instrumentos debería de contar cada iglesia, si no un par de ellos, por lo menos uno: órganos, flautas, trompetas, entre otros; un caso particular es el registro, en los documentos parroquiales, de la presencia de teponaxtles, esa especie de tambores elaborados a partir de una madera cilíndrica hueca, y que no estaban de ninguna manera incluidos dentro de los cánones musicales occidentales.

Mauleón aseguró que todavía falta mucho por rescatar y por cotejar, e inclusive, por interpretar, por lo que, para finalizar, presentó una grabación musical de la interpretación de una de las partituras de la época, que se reproducía, sin duda, en algunas parroquias poblanas de la época virreinal.


Noticias

Apoyo al Desarrollo de Archivos y Bibliotecas de México, A.C.
Av. Cerro San Andrés 312, Col. Campestre Churubusco 04200, México, D.F. Tel. 5549 6913 y 5336 5689
Proyectos
© ADABI de México, A.C. Se autoriza la reproducción parcial o total con fines no lucrativos, siempre y cuando se cite la fuente completa y su dirección electrónica.
De otra forma, se requiere permiso previo por escrito de la institución.