Voces de la memoria
Boletín número 80. Nueva época

 
   

 

Junio 2019


Diario de Historias. Crónicas de viaje por archivos y bibliotecas

 

Junio de 2019. Año 7, número 6

 


El pasado 11 de mayo, como parte de la oferta cultural Cinema in giardino, realizada algunos sábados por la tarde en el Instituto Italiano de Cultura ubicado en el centro histórico de Coyoacán en la ciudad de México, se proyectó la película Ser Leonardo Da Vinci, una entrevista imposible, del director Massimiliano Finazzer Flory.

 

Al inicio del film aparece en pantalla un rio rodeado de vegetación, mientras que en el jardín del Instituto, justo en el momento de atardecer, parecía que los pájaros que cantaban en los árboles estaban dentro de la película.

 

Esta actividad se realizó en conmemoración de los 500 años del fallecimiento de Leonardo Da Vinci (1452-1519). El cineasta, para recrear la vida, obra y personalidad del pintor e inventor desde que era niño, fue narrando sucesos para intercalarlos con la investigación que dos periodistas de hoy en día comenzaron, para rastrear los pasos que Leonardo dio en la casa donde nació, vivió y en los archivos, bibliotecas, museos e iglesias en donde están sus pinturas, libros, dibujos o manuscritos. En la segunda parte de la historia, un actor representa a Da Vinci con una larga barba blanca y habla de sus ideas, creaciones e inventos, respondiendo a las preguntas de los periodistas.

 

La trama de la película otorga desde el inicio una importancia sobresaliente a la consulta de libros y documentos de archivos, bibliotecas o museos, para mostrar que resulta medular contar con estas evidencias (al igual que las arquitectónicas o pictóricas), para hacer una reconstrucción biográfica. Por ello se incluyen tomas en la Biblioteca Ambrossiana de Milán, pero también, tal como puede verse en la fotografía que ilustra este diario, hay una escena en la que uno de los periodistas entra en el Archivo del Estado de Milán (Archivio di Stato di Milano) para buscar el único contrato de obra, firmado por Leonardo, en el que acuerda realizar la pintura La virgen de las rocas (La Vergine delle Rocce).

 

A cinco siglos de distancia, este 2019 tendremos la oportunidad de ver en Cuernavaca y la Ciudad de México una exposición en la que se reconstruyen los inventos que Da Vinci dejó registrados sólo en papel. Se trata de objetos como los que se exhiben en el Museo Da Vinci de Florencia, fabricados a partir de los diseños originales. Ojalá esta forma de revivir la memoria, al igual que lo hizo el cine con la película que comentamos, sirva para recordar la inmensa cantidad de información inédita, de los archivos y las bibliotecas, heredada por otros seres humanos, genios o no, que hoy es preservada en espera de ser redescubierta para concluir los pendientes que otros dejaron en el pasado o sencillamente para aportar nuevas ideas originales, creativas y luminosas.

 


________
Editor responsable: Yolia Tortolero Cervantes, vicepresidenta del Comité Regional para América Latina y el Caribe del Programa Memoria del Mundo de la UNESCO
(periodo 2017-2019)