Voces de la memoria
Boletín número 79. Nueva época

 
   

 

Mayo 2019


Diario de Historias. Crónicas de viaje por archivos y bibliotecas

 

Mayo de 2019. Año 7, número 5

 


 

El 28 de junio de 2012 por invitación de Gabriela Olivo, Agregada Cultural de la Embajada de México en Venezuela, asistimos a la Semana Cultural de América Latina y El Caribe en el Centro de Estudios Latinoamericanos Rómulo Gallegos de la ciudad de Caracas, para participar en el conversatorio “Lazos históricos entre Venezuela y México”.


Compartimos aquí algunas reflexiones hechas en aquél evento, comenzando por el recuerdo de los tres últimos viajes de Cristobal Colón a América entre 1493 y 1502, cuando recorrió entre otros sitios, las costas de Venezuela y las de Yucatán.

 

Otro tema abordado fue el comercio de cacao venezolano en el siglo XVIII, concretamente cuando la Compañía Guipuzcoana controló el monopolio desde Caracas hacia Europa, directamente o vía Veracruz. Un documento fechado en 1779, que ilustra el tema, se localiza en las Actas de Cabildo del Ayuntamiento de Valencia, Venezuela, digitalizadas por el Instituto de Investigaciones Históricas Bolivarium de la Universidad Simón Bolívar. En él se denunció que en Puerto Cabello no se “ha querido recibir el cacao que algunos vecinos cosecharon (…) por las presentes guerras con Inglaterra (…) pues no recibiendo la dicha compañía el cacao, se halla sin salida de él (puerto) pues está prohibida la saca de él sino es por Veracruz o en los barcos de [la] compañía para España.”(2)

 

Otros nexos entre México y Venezuela se asocian con las migraciones de una latitud a otra. Activemos la imaginación para pensar en la vida de Santiago de Herrera, natural de Santiago de León de Caracas, quien viajó a Nueva España en 1713 para radicar como vecino en la ciudad de Tehuacán, Puebla, debido a que fue nombrado notario del Santo Oficio de la inquisición.(3)

 

Otro personaje conocido fue Juan Ramos de Lora (Sevilla, 1722 – Mérida, Venezuela 1790), fraile franciscano que viajó de Sevilla a Nueva España en 1749 para dedicarse a su labor misionera en la Sierra Gorda de Querétaro y Baja California en la época de Fray Junípero Serra. Después, en 1783 fue consagrado como Obispo en el recién creado Obispado de Mérida en Maracaibo; desde entonces continuó su labor en Venezuela, en donde fundó el Colegio Seminario de San Buenaventura, origen de la actual Universidad de los Andes. (4)

 

Otro personaje interesante fue Joaquín Mosquera y Figueroa, originario de Popayán, Colombia, quien después de vivir en Santa Fe de Bogotá fue Alcalde del Crimen y Oidor en la Real Audiencia de México (1795-1805) y a partir de 1805 ocupó durante cuatro años el cargo de Visitador de la Real Audiencia de Caracas. Él, durante sus primeros años en Venezuela mantuvo comunicación con el Virrey de la Nueva España, a quien le alertó por carta sobre la llegada de Francisco de Miranda a las costas de Venezuela en 1806. (5)

 

Otro lazo destacado en el cambio del siglo XVIII al XIX fue la presencia de Humboldt en territorio venezolano (1799-1800) y mexicano (1803-1804). (6) En sus diarios de viaje, por ejemplo, menciona variadas comparaciones entre un territorio y otro. En su Ensayo Político sobre el Reino de la Nueva España hizo un recuento estadístico del comercio que salía del Puerto de Veracruz entre 1802 y 1803. Ahí incluyó valiosos datos sobre la cantidad de cacao de Caracas, Maracaibo o Guayaquil que se registró de entrada o salida. (7) En otro momento, durante su Viaje a las regiones equinocciales del Nuevo Continente, habló sobre el camino que cruzó entre la Guaira y el Valle de Caracas y lo comparó con los trayectos de Guayaquil a Quito y de Veracruz a Perote:

 

Este camino de La Guaira al vale de Caracas es infinitamente más hermoso que el de la Honda a Santa Fe y el de Guayaquil a Quito, y aún está mejor mantenido que la antigua vía que conduce al puerto de Veracruz a Perote en el lado oriental de las montañas de Nueva España. (8)

 

El año que Humboldt llegó a Venezuela Simón Bolívar, a sus 16 años, viajó rumbo a Madrid (ambos se conocieron años después en París) e hizo una escala en Veracruz durante un mes. Posteriormente Bolívar, después de la firma del Acta de Independencia del Imperio Mexicano en 1821, mantuvo correspondencia con el emperador Agustín de Iturbide, orientada a reconocer su gobierno, así como a proponerle mecanismos de integración regional en Hispanoamérica(9) y fortalecer las relaciones diplomáticas entre La Gran Colombia(10) y México. Una de estas cartas forma parte del Archivo del libertador, microfilmado y digitalizado por la Academia Nacional de la Historia de Venezuela y el Instituto de Investigaciones Históricas Bolivarium de la Universidad Simón Bolívar. El portador de esta misiva era el novohispano Miguel Santa María, en ese momento ministro plenipotenciario de la Gran Colombia, quien fue comisionado para entregar a Iturbide la carta de Bolívar en la que éste le expresó que “el gobierno y el pueblo de Colombia han oído con placer inexplicable los triunfos de las armas que Vuestra Excelencia conduce a conquistar la independencia del pueblo mexicano.”(11)


A lo largo del siglo XIX y XX encontramos coincidencias entre los procesos históricos mexicano y venezolano. Aunque cada país siguió su propia evolución y enfrentó a su manera sus conflictos internos, al igual que otras naciones en Hispanoamérica, estos mantuvieron afinidades como las que guardaron los gobiernos de Antonio Guzmán Blanco (1870-1877, 1879-1884 y 1886–1888) y Porfirio Díaz (1876–1880 y 1884–1910).(12)

 

Otras fueron la difusión del positivismo, la separación de la iglesia y el Estado, el descubrimiento y explotación del petróleo, el crecimiento de los grandes latifundios a fines del siglo XIX; la inversión extranjera en la industria minera, textil, del acero, luz eléctrica, ferrocarriles; la difusión y uso de la fotografía, el cine, la prensa; la influencia de las corrientes artísticas (como el Art Decó en la arquitectura) las migraciones de la guerra europea en América (sobre todo la española en ambos países). Otro hecho adicional en común, un poco más reciente, fue la distinción como patrimonio cultural de la humanidad ante la UNESCO, de la Universidad Central de Venezuela (2000) y de la Universidad Nacional Autónoma de México (2007).

 

La relación entre Venezuela y México también puede conocerse a través de los documentos de migración como los que existen en el Archivo General de la Nación de México, generados por el Departamento de Migración y clasificadas por nombre y apellido. En ellas por ejemplo, encontramos el registro de Andrés Eloy Blanco cuando vivió en la ciudad de México, después de su exilio al término del Gobierno de Rómulo Gallegos.(13)

 

Para concluir con esta remembranza de Rómulo Gallegos, es inevitable pensar en otros lazos que nos hermanan en el cine y la literatura. Por un lado, la amistad de Gallegos con el tabasqueño Andrés Iduarte tejió una extensa red de escritores latinoamericanos en la región. Por otro lado, en la obra magistral de Gallegos, Doña Bárbara, llevada a la pantalla grande, recordamos el desborde de personalidad de “La Doña”, María Félix en las filmaciones en los llanos o en los escenarios montados para representarlos; la música venezolana que se compuso especialmente para la película y la mezcla de culturas en una cinta.(14) Por último, leer el libro de Gallegos lleva a comparar los llanos venezolanos con las zonas agrícolas del centro o norte de México, en recuerdo por ejemplo, a la enorme similitud entre ellas, sobre todo en algunos diálogos del libro que incluyen el habla tradicional de las comunidades campesinas.

________
(1) La reproducción total o parcial de este ejemplar requiere permiso del editor (yoliatortolero@gmail.com). La edición original del Diario de Historias se publica en: https://archivosybibliotecasenlinea.wordpress.com/
(2) Actas de Cabildo del Ayuntamiento de Valencia, Venezuela. Documento 40: Carta del Procurador General en la que manifiesta su preocupación por la situación de falta de salida del Cacao de la jurisdicción de Valencia por la negativa de la Compañia Guipuzcoana a comprar el producto alegando la Guerra con Inglaterra,  9 de agosto de 1779.

(3) AGN, México. Expediente de Inquisición. Vol. 897. Año 1713.

(4) Véase Diccionario de Historia de Venezuela, Tomo III pag. 808.

(5) Este tema lo desarrollé en artículos como: “Apuntes biográficos sobre Joaquín Mosquera y Figueroa durante su comisión temporal como visitador y Regente Interino de la Real Audiencia de Caracas” (en) Anuario de Estudios Bolivarianos publicado por el Instituto de Investigaciones Históricas Bolivarium de la Universidad Simón Bolívar, Caracas, 2015.

(6) Él junto con el naturalista francés Aimé Bonpland iban hacia Cuba y México cuando tuvieron que detenerse en Cumaná por motivos de salud. Véase Humboldt, 2006, pag. 25.

(7) Humboldt, 1941, pags. 52-59.

(8) Humboldt, 2006, pag. 92.

(9) Como promover tratados comerciales y diplomáticos, designar ministros plenipotenciarios en representación de México y Colombia; invitar a México asistir al Congreso Continental de Panamá en 1824  (cuando fue Presidente de Colombia) participar en la integración de una confederación hispanoamericana entre 1824 y 1827 derivada de dicho Congreso. Tal como lo explica a detalle Mireya Sosa en su libro, muchas de esas actividades se reseñaron en el periódico mexicano El Sol que se publicó entre 1823 y 1831. Véase Sosa de León, Mireya, 2006, pags 12 – 17.

(10) En 1819 La Gran Colombia se constituye como un gran estado, integrado por Venezuela, Nueva Granada y más tarde Ecuador, “obra propia del genio de Simón Bolívar”. Véase Sosa de León, Mireya, 2006, pag. 7.

(11) Carta de Simón Bolívar a Agustín de Iturbide (en) Archivo del Libertador (en) Instituto de Investigaciones Históricas Bolivarium.  Universidad Simón Bolívar, Caracas. Rollo: 28. Páginas: 018 a 020.

(12) Coincide también que ambos mueren en París: Guzmán Blanco en 1899; Díaz en 1915.

(13) Archivo General de la Nación. Fondo Secretaría de Gobernación siglo XX. Departamento de Migración. Fichas de migración. Nacionalidad: Venezolanos, 2 cajas. Organizadas por apellido.

(14) García Riera, 1970, pag. 134.

 

Referencias

- Actas de Cabildo del Ayuntamiento de Valencia, Venezuela. Digitalizadas en el Proyecto Papiro Digital, Instituto de Investigaciones Históricas Bolivarium.  Universidad Simón Bolívar, Caracas. 
- Archivo del Libertador (en) Instituto de Investigaciones Históricas Bolivarium. Universidad Simón Bolívar, Caracas. Rollo: 28. Páginas: 018 a 020: Carta de Simón Bolívar a Agustín de Iturbide: Originante: Bolívar, Simón/ Destinatario: Iturbide, Agustín. Documentos obtenidos de la sucesión J. B. Pérez y Soto. Cartas del Libertador (H-P copias). Cartas enviadas por Bolívar a varios.
- Archivo General de la Nación (AGN), México. Expediente de Inquisición, año 1713. Archivo General de la Nación (AGN). Ramo Inquisición, Vol. 897. Expediente 18. Fojas: 406 A 408.
- Bolívar en México, 1799-1832 [documentos] compilación, prólogo y notas de Rafael heliodoro Valle. - Rafael Heliodoro Valle. Serie: Mexico.; Secretaría de Relaciones Exteriores.; Archivo histórico diplomático mexicano. Departamento de Información para el Extranjero, 1946.
- Diccionario de Historia de Venezuela. Fundación Empresas Polar, 2010. Tomo III.
- García Riera, Emilio. Historia documental del cine mexicano. Tomo II: 1941/1944. México: Ediciones Era, 1970.
- Humboldt, Alejandro de. Ensayo político del Reino de la Nueva España. México: Editorial Pedro Robredo, 1941.
- Humboldt, Alejandro de. Maravillas y misterios de Venezuela. Diario de Viajes, 1799-1800. Ed. El Nacional, 2006.

- Sosa de León, Mireya. La crisis Diplomática entre Venezuela y México. Visión histórica, 1920-1935. Venezuela: Universidad Central de Venezuela. Facultad de Humanidades y Educación/ Editorial Tropikos, 2006.